El periodismo de opinión

 Elizabeth Aristizábal

Para hablar sobre el periodismo de opinión, creo necesario dar una definición de ambos conceptos, para luego observar como se relacionan y complementan entre sí.  Comencemos entonces con definir el concepto de Periodismo; según algunos autores, el periodismo es el proceso de producción, difusión e intercambio de información entre los hombres; lo que implica “la actividad de recolectar, elaborar y publicar información relativa a la actualidad, especialmente de hechos novedosos de interés social y público”, todo esto tiene como fin, mantener informada a la sociedad de cuanto sucede en el mundo.

 Ahora bien, la opinión puede entenderse en dos niveles, el individual y el colectivo; en lo individual, como el “grado de posesión de la verdad respecto de un conocimiento que se afirma como verdadero sin tener garantía de su validez”[2], mientras que en lo colectivo, podría decirse que es un estado de creencia común, respecto a determinado asunto. Su validez lógica como realidad no se fundamenta en el grado de conocimiento sino en la participación como miembro del grupo social. 

Son entonces, estas definiciones, con las que intentaré relatar en que consiste el periodismo de opinión; que debe entenderse como una manera de ofrecer una visión global de los hechos, en donde exista un conocimiento del tiempo presente, las consecuencias futuras y los hechos que lo antecedieron. El periodismo de opinión, tiene una gran responsabilidad social, pues la sociedad, “para formarse un criterio fundado, necesita conocer no solo que acontecimientos se producen, sino también cuántas posibilidades de interpretación tienen.” [3] 

  Este periodismo es aquel, en el que él periodista no trata de informar y describir la ocurrencia de un acontecimiento, sino que, suponiéndolo conocido por los lectores, gracias al periodismo informativo, tiene el propósito de analizarlo con el objeto de encontrar sus causas, señalar relaciones y los propósitos que se vislumbran en los protagonistas, “con el fin, de desmontar el acontecimiento para descubrir su significación dentro de determinados contextos.”[4] 

 Este periodismo no puede ser desprestigiado acusándosele de ser un periodismo militante, en función de servir a determinada ideología o partido, o que su propósito oculto sea defender determinados intereses, ya que de hecho el periodista es un “sujeto y como tal tiene una carga emocional, cultural, ideológica y de sus propias circunstancias vivenciales que le dan el tono a sus opiniones.” [5] 

No existen indicadores exactos que nos permitan definir hasta que lugar del texto es simplemente información, y a partir de dónde comienza la opinión del autor. “En la práctica no hay ni información pura ni opinión pura; en todo texto es posible encontrar vestigios de una u otra forma.”[6]

Lo que nos define el tono y la intención de determinado artículo, son los recursos escogidos por el autor y las huellas que nos deja descubrir entre sus párrafos. Es más, en algunos sentidos, es mucho más honesto para la audiencia, el  lector o el televidente conocer la postura ideológica desde la cual se emite la opinión, para que pueda ejercer su sana crítica de lo que recibe como información u opinión, por parte del periodista. crítica

Es importante también destacar, que el periodismo de opinión, no es ejercido únicamente por periodistas; es incluso mayor la cantidad de especialistas en diferentes temas, los que se atreven a plasmar su opinión personal sobre una situación particular, ya que el periodismo de opinión, requiere un amplio dominio del tema para que la argumentación de sus juicios y sus conclusiones sean sólidas.

 Y sea mediante un especialista o un periodista, los medios de comunicación, deben apostarle a proveer a la sociedad no sólo el insumo informativo que requieren sus lectores, sino que también la orientación y el contenido crítico y argumentativo necesario, “para poder descifrar a cada paso las claves de un mundo en permanente cambio e ingresar con un mayor bagaje de ideas en escenarios en los que hay un fuerte componente de incertidumbre” [7]


[2] Ibid

[3] ORTIZ, Javier. (2002) El poder de la prensa y la prensa en el poder, Madrid, Debate

[7] Ibid

About these ads
Published in: on marzo 13, 2008 at 2:09 pm  Comments (1)  
Tags: , , ,

The URI to TrackBack this entry is: http://opinionesudea.wordpress.com/2008/03/13/el-periodismo-de-opinion/trackback/

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

One CommentDeja un comentario

  1. Texto claro, que hace un esfuerzo por la precisión. No se si a propósito trata de mantenerse en un terreno expositivo donde la argumentación tiene un papel preponderante. Buen ejercicio desde este punto de vista, pero eso msmo lo hace parecer seco, sin posiciones personales, sin emociones.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: